Extranjero…

*Post enviado por Fede Schwalb

Soy peruano, vivo hace 7 años en Buenos aires y desde el principio me moví mucho en taxi. Tomo bastante seguido para evitar la fatiga.

Nunca fuí un gran conversador de taxis, no es algo que me guste. No tengo nada contra los taxistas, los respeto y todo, pero son pocas las veces en que entro a un auto y pienso: “Qué buen momento para hablar con un desconocido!”.

A algunos les gustará hacerlo, a otros les dará lo mismo; a mi no me gusta y supongo que a más de uno le pasará lo mismo. El tema conmigo es que en ese breve intercambio de palabras donde le explico al taxista a dónde quiero ir, una pregunta surge recurrentemente:”¿De dónde sos?”.

Y ahí cagué. Cagué porque una vez que le haya dicho “Perú”, casi seguro me espera una ineludible charla acerca del 6 a 0 en el mundial del 78, de lo lindo que es Macchu Picchu o de si Fujimori es japonés o peruano.

No es que yo sea tan amargo como para no querer conversar aunque sea un poco, pero la verdad es que en 7 años la paleta de temas no varió demasiado. Me aburre.

Por otra parte, después de todo este tiempo viviendo acá, puedo decir que manejo bastante bien los términos y expresiones locales, casi como cualquier hijo de vecino porteño.

Entonces, ¿Por qué no hacermeel argentino durante esa breve charla obligada?

Por esto: no manejo el temita de la pronunciación de la “LL” y la “Y”. Si digo “pollo grillé”, a un argentino le suena que dije “poio griié”. No me sale, y estoy seguro que cuando más se nota que no soy de acá, es cuando intento que me salga.

Decir con mi mejor tono porteño ” Hola, voy hasta Ashacucho y Lavashe por favor” equivale a tener puesta una vincha que diga “Hola, soy turista y tengo muchas ganas de hablar acerca de la historia de mi país”.

Entonces, ante esta necesidad mía de mantener oculta mi extranjería, desarrollé una rutina que suele darme resultados.

Es muy simple: la regla es no usar palabras que incluyan esas letras.

Así, si un taxista me habla del clima, jamás uso la palabra “Llover”. Digo “Se viene el agua”. Puedo hablar de fútbol, pero nunca del ratón Ayala, Montoya ni Macaya Márquez. Y si hablamos acerca de vacaciones, le voy a decir que me fui a la costa, nunca a la playa. La única desventaja que no logré superar es tener que bajarme en Corrientes y Junín,  2 cuadras antes de mi casa (Ayacucho y Lavalle).

Anuncios

3 Respuestas a “Extranjero…

  1. jajajajajja!
    hasta el punto de bajarte con 2 cuadras de diferencia??
    Hacete el disfónico cuando no tengas ganas de hablar, el tipo no te va a hacer esforzar la voz. Ahí podés decir las palabras en la tonada que quieras, no se va a entender, de todos modos.

  2. ja, me gustó mucho este relato.

    Saludos

  3. Muy buen relato.
    Pero vale aclarar que no todos los argentinos tienen el acento porteno como se menciona en el artículo. Perfectamente podés decir Aiacucho en muchas provincias, como en mi caso Mendoza.
    Abrazo !

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s